lunes, 24 de setiembre de 2007

Esa noche con A

Vienes y te vas como el humo en otoño.
Parpadeas entre las sombras y me robas
los suspiros que no tengo.

Derramas dos minutos que me persiguen
calladitos, casi rotos.
Al aire.

Y el árbol ríe,
mientras sus hojas bailan sin completar la nota.

Pues la mesa negra del zaguán de en frente,
nos mira resignada.

No son suficientes las risas,
ni las miradas,
ni siquiera el hueco sordo que sobrevive.

Solo mírame y
guiña otra vez.
Para volver a creerte.

10 comentarios:

angélica beatriz dijo...

La confianza... qué difícil y etérea se convierte cuando el alma vuela desafiando la realidad del mundo...

Bello poema mi Rudy querido, como nos tienes acostumbrados...

Mil besitos.

MaleNa - La Porteña dijo...

Inmenso.
Un alegato al amor.

Te abrazo desde el alma.

Puckis dijo...

"Parpadeas entre las sombras y me robas
los suspiros que no tengo."

me haces recordar cosas tan lindas

el nombre... dijo...

Qué difícil cuando uno tiene que volver a creer...

Te dejo besos.
Y buena semana.

Ático dijo...

Un parpadeo me dice.

Ático dijo...

Me tomo el atrevimiento de crear en mi blog un enlace con el tuyo. Saludos

Heidie dijo...

Excelente post.

Te dejo un abrazo,


Heidie

MANDALAS POEMAS dijo...

Hola, siempre es un placer mirar a través de tu blog. Es todo un oasis.

Un abrazo,


www.mandalaspoemas.blogspot.com


Víctor

Simone dijo...

Ese amargo juego de volver y partir,
de sentir de nuevo y escribir a la ausencia ya perdida...En eso consiste el amor, y en sus efectos la poesía...Un circulo errante, entre la ausencia y la necesidad...

Laia dijo...

"No son suficientes las risas,
ni las miradas,
ni siquiera el hueco sordo que sobrevive." ...Me quedo con estos tres versos! Preciosos! Una poesía exquisita, gracias por compartirla con el resto de cronopios que andamos por aquí.

Saludos desde el laberinto de los espejos rotos,

Laia

Te dejo un hilo para que puedas llegar a mi laberinto sin extraviarte...tira de él!

http://laberintodeespejosrotos.blogspot.com