miércoles, 5 de diciembre de 2007

Como ellos

Odio las balas su grito desaforado y esa violencia con que silencia los pasos Las odio más por estar tan cerca por respirarlas y saber que aunque no lo quiera son parte de mí De este parque esta maldita ciudad de este puerto imbécil que se empeña en sacar mi peor yo No me gusta huir pero lo hago Ni quedarme callado y aún así no denuncio Quiero unirme a la lucha pero sé que ese ya no es mi derecho o voltear la cabeza y marchar a otro rumbo fingiendo que no pasa nada que los gritos la sangre y ese olor a fuego gastado son solo delirios Pero sé que eso no es cierto Que ya me han alcanzado que no soy Keyser Soze Ahí están mamá mis hermanos y sobrinos los inocentes los próximas víctimas Odio a esta gente de mierda por no dejarse ayudar por fornicar con la desgracia por burlarse de mis buenas intenciones Por hacerme la vida difícil desde que abrí los ojos por no sonreír con mis bromas y haberse olvidado que muchos de ellos fueron ‘amigos’ míos Y aunque los cuchillos y la sangre ya no me convulsionan es doloroso que esta violencia sea parte de mí que me obligue a mantenerla dormida Sí mi barrio pero nunca mi casa Ese parque indemne que tantos golpes ha visto de mí y en mí tantos goles y sonrisas Pero siempre tanta y tanta sangre Pena dolor odio comprensión Todo todo todo Pero en este momento con el pasto una vez más pisoteado y casi inexistente las sirenas y los pocos uniformes en retirada por la mierda pahtfinder apedreada y destartalada y las putas tías arañando a quienes vuelven a fallar Odio el abuso de ambos lados la desidia y este dolor casi físico que me pone los ojos a temblar haciéndome sentir un cobarde Odio a la horda de malnacidos que se sienta frente a casa frente a los niños lanza meadas a todas horas con sus casas a tan pocos metros Me lastima su fiereza y cobardía su voz pusilánime y mal articulada su sometimiento para actuar siempre en jauría Por eso los odio en este momento no por que crea que soy mejor que ellos no porque me haya peleado con más de la mitad y oyes me odien más Ni por tener en mi cuerpo varias recuerdos de esas faenas Los odio en este instante más que nunca porque quiero creer que solo la paz es el camino pero me sacan la lengua creyéndose dioses y asegurándome que cualquier mañana de diciembre es buen momento para demostrarlo


Y sé que es así

PD. esto no es poesía, es tan solo dolor

3 comentarios:

angélica beatriz dijo...

Mi querido Rudy...

¡Cuántos hilos destejidos, cuántos huecos en estas letras desgastadas por una vida sin atisbo de luz!

No quiero escucharte así mi Rudy hermoso...

Quiero saber que aún puedes sonreír, que nadie, absolutamente nadie, te ha quitado la libertad de hacerlo, porque sólo te pertenece a ti...

Mil besos mi niño lindo.

moderato_josef dijo...

Excelente post triste y duro pero excelente como tu blog. Saludos desde Madrid, España!

Rudy Torres Villegas dijo...

Gracias x los saludos y los comentarios sobre este casi vómito. Contiene errores pero vale dejarlo así.